El coineño que estuvo "diez años prisionero de los moros" es una nueva crónica de José Manuel García Agüera que recupera la desconocida y extraordinaria historia que protagonizó nuestro paisano José González Enríquez en la España de 1934, de quien el alcalde de Coín de entonces dijo que era "un hijo del pueblo que resucitó, cuando todos le dábamos por muerto"...

   
       
         
 
         
   

A mediados de 1934 una noticia conmueve a toda España: el coineño José González Enríquez logra escapar después de estar "diez años prisionero de los moros"...

La prensa del momento divulgó la singular y dramática historia de nuestro paisano, y fue de todos los medios nacionales la revista madrileña Estampa, una publicación muy popular de variados y amenos contenidos de la época, la que más recursos dedicó a contar lo sucedido y la que con más profusión dio cuenta de la "aventura" vivida, dedicándole en el número 337 de 23 de junio de ese año diez páginas en un amplio y "sensacional reportaje".

Para cubrir el acontecimiento el "enviado especial" José Quilez y el fotógrafo Gonsanhi se desplazan a Coín para entrevistar al alcalde, don Manuel Morón Guerrero, y en el campo arrendado de Puerto Falso a los padres, Juan González Román y Fuensanta Enríquez. El otro reportero José Aracena y el fotógrafo Maisch, viajaron a Las Palmas para entrevistar al "cautivo", que había aparecido allí procedente de Ifni.

Relata el periodista al llegar, que toda la monotonía "desapareció hace tres días de Coín, al conocerse la sorprendente aparición del mozo", y que las posibles aventuras de éste habían "transformado la paz de Coín y de los pueblos comarcanos"; escribiendo: "Coín está alegre. Vive en estos momentos el capitulo de más colorido de una novela de aventuras. De esta aventura, de que ha sido protagonista el mozo de Juan el Porquero, el de Puerto Falso" y añade que por todos los sitios "circulan historias, cuentos, sucedidos, adobados con una alegría desbordada en la que toman parte viejos y jóvenes, señorío y peonada en competencia".

Nuestro paisano había nacido en 1904 y, en palabras del alcalde, "era un moso espigao , honrao; que ayuda a su padre, humilde rentero de este término, a sacar adelante a sus sinco hermanos. Que observaba una bonísima conducta; que jamás peleó con nadie, y que, del día a la noche, desaparesió ...", añadiendo: " Acá tenemo mucho contento, porque ar fin y a la postre e un hijo der pueblo, que resusitó cuando todo le dábamo por muerto".

"Habla el cautivo" José González con el redactor y le cuenta que, tras salir de Coín y haber pasado por distintos empleos, "el deseo de ver mundo le empujaron a Ceuta", y que al poco tiempo, con tan solo diecinueve años, "estaba colocado como obrero panadero civil de las tropas de Intendencia que operaban en el sector de Tetuán". Un día, el 17 de marzo de 1924, mientras el ejercito español preparaba la retirada de Xauen cayeron en una emboscada del enemigo y lo "hicieron prisionero en Ben-Karrik". Allí comenzaría el calvario que duraría diez años en un poblado del Sahara.

Aprovechando una ocasión favorable pudo escapar de la cabila y después de una marcha de diecisiete días llegó a la posición española de Tiluin. Luego trasladado a Ifni, donde el coronel del destacamento una vez conocida su narración lo mandó a Las Palmas, quedando allí a disposición del Gobierno. Desde la isla envío un telegrama al domicilio de sus padres en calle Morales número 40 de Coín: "Procedente de Marruecos estoy Las Palmas fonda de Marina. Bien salud espera veros pronto vuestro hijo. José", que llenó de alegría a la familia y atemperó el desconsuelo de su madre.

Adjunto a esta breve crónica, con la invitación a leer y conocer con más detalles, el reportaje completo publicado en su día por la revista Estampa, de la que obra un ejemplar original en el archivo de la Fundación García Agüera, y cuya recuperación debo a la generosa amistad del profesor Francisco Blanco Quero. Un reportaje periodístico sensacional y extraordinario con abundante material fotográfico, que con seguridad dará al buen lector no solamente más y mejor información de cuanto sucedió y sus protagonistas, sino un mayor conocimiento de esta tierra, nuestras gentes y aquellos duros años.

   
   
Coín, Domingo de Resurrección de 2017
   
         

 
HACIENDO CLIC SOBRE LA IMAGEN DE LA PORTADA SE ACCEDE AL REPORTAJE COMPLETO EN PDF
 

     
   
     
     

 
 
             
      © FUNDACIÓN GARCÍA AGÜERA COÍN MÁLAGA 2017  
             
  fundacion@garciaaguera.org      
  www.fundaciongarciaaguera.org