José Manuel García Agüera  
     
     
  Un aspecto poco conocido de la generosa y desprendida personalidad del célebre pintor coineño don Antonio Palomo Anaya (Coín 1865-1941) es la protección y ayuda que siempre brindó a sus hermanos don José y don Rafael, también ilustres hijos de esta tierra. Un mecenazgo y protección que ejerce cuando, situado en Madrid y con recursos económicos desahogados fruto de su arte, emplea su pecunio en favorecer y guiarles en sus carreras.  
     
   
     
  Don José Palomo Anaya  
     
   
     
 

Don José Palomo Anaya, nacido en Coín el 2 de abril de 1873, pronto se distinguió por sus excepcionales cualidades para el dibujo, siguiendo los pasos de su admirado hermano mayor. Animado por éste ingresa también en la Escuela de Bellas Artes de Málaga a temprana edad, donde transcurren los primeros años de su formación artística como discípulo de don Bernardo Ferrándiz, y de su hermano en Madrid después.

Instalado en el estudio madrileño de don Antonio, en la calle Puebla, se dedica intensamente a pintar y expone sus obras en varias exposiciones nacionales: Retrato T.D , en la de 1890, Armero , en 1892 y Retrato de María Teresa Palomo Anaya , en la de 1895. Especializado en la pintura de retratos, consiguió rotundos y resonantes éxitos que también lo convirtieron en afamado pintor.

Sin embargo, donde más se distinguió su labor fue como periodista y crítico de arte en cátedras y conferencias; en la prensa madrileña, varios rotativos de la capital - El Liberal y El Imparcial- publicaron asiduamente sus trabajos firmados.

Enfermo por el duro trabajo en la capital, regresa a Coín con su esposa, doña Ana Bernal Urbaneja, falleciendo sin descendencia el 22 de abril de 1910 de un paro cardíaco, al poco tiempo de llegar.

Se distinguió don José Palomo Anaya por ser persona amable e inteligente, estudiosa y leída, y supo ganarse la amistad y admiración del Madrid intelectual y artista con su simpatía, vasta cultura, sensible pluma y gusto exquisito. Prueba de ello es la preciosa Dedicatoria que en 1922 le escribe don Manuel Machado.

 
     
     
  En la muerte de José Palomo Anaya  
     
 

Conocí a un joven delgaducho,

bigote negro, tez quebrada...;

con una luz en la mirada

de un no sé qué...

“Trabaja mucho...”

 

Y he visto máquinas de imprenta,

y gente que toma café

en una postura violenta

y que lee donde no se ve.

 

Y rememoro, opalescentes,

las altas horas azuladas...

y los pésimos aguardientes

de las tabernas mal cerradas.

 

Y de pronto -como os lo digo-,

en El Imparcial o El Liberal,

leo que a nuestro pobre amigo

se lo llevó el terrible mal.

 

... Y lloro, comprendo y maldigo.

 

 
     
   
     
   
     
     
     
  Don Rafael Palomo Anaya  
     
   
     
 

La generosidad de don Antonio tuvo su continuación con el menor de sus hermanos, don Rafael Palomo Anaya, nacido en Coín el 25 de noviembre de 1881, costeándole los estudios de la carrera de Medicina, en la que logró doctorarse en Medicina y Cirugía.

El doctor Palomo Anaya, que llegó a ser jefe del Servicio de Bacteriología de Málaga, fue un médico cirujano inteligente y sabio. De sus conocimientos y caritativo ejercicio profesional decía su sobrino don Francisco Guzmán Moreno, se beneficiaron las gentes de Coín y toda la provincia, 'particularmente los pobres que, confiados en su ciencia y gran corazón, acudían a su consulta de Coín', donde siempre ejerció su arte .

Cuando una terrible epidemia de gripe brotó en esta comarca, el doctor Palomo, a pesar de conocer el carácter contagioso y sabedor que no podría evitarlo, acudía allá donde cualquiera de sus pacientes lo requería. Salvó la vida a muchos enfermos y no pudo hacer lo mismo con la suya, falleciendo, soltero, víctima de una bronconeumonía gripal, el 30 de marzo de 1919 en esta ciudad que, justamente, lo recuerda dedicándole con su nombre una de sus principales calles.

 
     
     
   
  Calle Doctor Palomo Anaya de Coín en 1957. Fotografía de D. Cortes  
     
     
   
     
     
             
© FUNDACIÓN GARCÍA AGÜERA COÍN MÁLAGA 2014  
         
    fundacion@garciaaguera.org  
    www.fundaciongarciaaguera.org